Telegram

E-Mail:

«Poesías desde el alma»






         Resignación

 

Por eso, Dios y Señor,

porque por amor me hieres,

porque con inmenso amor

pruebas con mayor dolor

a las almas que más quieres.

 

Porque sufrir es curar

las llagas del corazón;

porque sé que me has de dar

consuelo y resignación

a pesar;

 

Por tu bondad y tu amor,

porque lo mandas y quieres,

porque es tuyo mi dolor…,

¿bendita sea, Señor,

la mano con que me hieres!

 

(José María Pemán)

 

 

 

Dinos tu opinión a través de FacebookTwitter o nuestra sección de comentarios.