Semana 40

por Sé el primero en comentar

Semana 40

El 45% de los partos no se produce sino hasta esta semana

Si tu bebé y tú llegan a esta semana es muy probable que tu médico te sugiera la inducción del parto, pues de esta manera se reduce el riesgo de que surjan complicaciones y no se aumenta el índice de cesáreas.

Después de esta semana, tu bebé recibirá mejores cuidados en el exterior, porque el funcionamiento de la placenta ya no es tan efectivo pues sus reservas están casi agotadas. Esta es una de las razones principales por las que el riesgo de muerte del bebé aumenta en los embarazos postmaduros.

Los últimos avances dentro de ti…

  • Tu bebé ha alcanzado 38 centímetros de largo (de su cabeza a su cadera). Su longitud total es de aproximadamente 48 cm y es posible que haya alcanzado los 3 kilos y medio.
  • 15 % de su cuerpo es grasa, debido a que ésta se deposita bajo su piel, alrededor de los músculos y alrededor de algunos de sus órganos abdominales.
  • Generalmente un niño pesará más que una niña.
  • Los pulmones finalmente han madurado por completo y tu bebé sigue produciendo grandes cantidades de cortisol. Esto asegura la producción de surfactante y ayuda a que la transición a respirar aire en el exterior no se produzca de forma brusca.
  • Su corazón ahora late a un ritmo de 110 – 150 latidos por minuto, aunque en el momento en que el bebé inhale aire por primera vez se producirán grandes cambios en su corazón y su sistema circulatorio.
  • La mayoría del vérnix ha desaparecido.
  • El cordón umbilical dejará de funcionar en cuanto tu bebé respire fuera del útero por primera vez.
  • La cantidad de pelo que tiene un bebé al nacer es variable y van desde los completamente calvos, a los que tienen mechones de pelo o los que tienen la cabellera completa.

La gente suele decir que “el tiempo vuela” y probablemente nunca lo habías comprendido del todo hasta ahora. Parece que fue ayer cuando te enteraste que estabas embarazada, ¿cierto?

Tu cuerpo comenzó a cambiar poco a poco, tal vez superaste los antojos más extraños, las náuseas y mareos más inoportunos, compraste ropa nueva, tuviste cambios de humor, fiestas, regalos y preocupaciones sobre el bebé que está por nacer.

Probablemente tu trabajo de parto sea una situación difícil en la que, a diferencia de estos nueve meses, el tiempo se te haga eterno y parezca detenerse.

Tal vez ese momento sea sólo una especie de pausa para que puedas volver al ritmo de vida en la que los días se pasarán a una velocidad impresionante. Definitivamente, cuando te des cuenta, habrán pasado ya varias semanas o incluso meses desde el nacimiento de tu bebé.

Recuerda que tu bebé se seguirá desarrollando aún después de nacido y que cada cosa que logre estará en estrecha relación con el amor y el apoyo que tú le brindes. Por eso, debes tener en cuenta dos cosas muy importantes: tu bebé es único, y no existe una fórmula universal que nos enseñe cómo ser buenos padres.
No puedes acelerar sus procesos, pero si le das toda tu atención le darás también las herramientas para desarrollarse adecuadamente.

Para tener toda la información necesaria y fomentar el sano desarrollo de tu bebé, no dejes de actualizar tus datos, registrar su fecha de nacimiento y consultar la sección de bebés. Recuerda que una mamá bien informada ¡sí hace la diferencia!

 

¿Quieres saber más sobre tu embarazo?

 

mailman

Subscríbete a Embarazo