Semana 23

por Sé el primero en comentar

Semana 23
Probablemente has pasado por la siguiente situación: tu bebé ha estado mucho más activo que otros días y has sentido “pataditas”, llegan a casa las visitas y lo primero que pasa por tu mente es que alguien ponga la mano en tu vientre para sentirlas.

¡Oh sorpresa!, en cuanto alguien lo intenta los movimientos desaparecen como por arte de magia ¿cierto? Seguramente uno que otro te verá con escepticismo y tal vez por un momento pensarás que tu bebé te está haciendo una pequeña travesura.

Esto no es del todo erróneo. Los huesos de su oído interno se han osificado y este sentido está cada vez más desarrollado. Ya es capaz de distinguir los distintos sonidos del exterior, como todos los que se producen dentro de tu cuerpo: el latido de tu corazón, los movimientos de tu estómago y la circulación de la sangre a través de tu cuerpo.

Además, algunos estudios han demostrado que a estas alturas los bebés son capaces de reconocer por ejemplo, una canción determinada que han escuchado repetidamente, por lo que sin duda, tu bebé puede distinguir tu voz de la de algún extraño… (y cohibirse con las visitas).

También a lo largo de esta semana tu bebé comenzará a desarrollar un ciclo de sueño-despertar el cual no siempre estará sincronizado con tu ritmo diario, por lo que no debe de preocuparte la falta de movimiento durante el día… seguramente habrá veces que su actividad te despierte por las noches.

Sabías que…

  • Aunque no lo creas, este es el momento ideal para que comiences a estimular a tu bebé. Presiona tu ombligo mientras le hablas y cuando termines quita tu mano, es probable que con este ejercicio recibas algún movimiento o patadita en respuesta. Con esto ayudarás a que aumente su rendimiento intelectual y su potencial creativo.
  • Tu bebé mide 20 cm y pesa 455 gr aproximadamente.

¿Quieres saber más sobre tu embarazo?

mailman

Subscríbete a Embarazo

Semana 23

Probablemente has pasado por la siguiente situación: tu bebé ha estado mucho más activo que otros días y has sentido “pataditas”, llegan a casa las visitas y lo primero que pasa por tu mente es que alguien ponga la mano en tu vientre para sentirlas.